PRINCIPALES PROBLEMAS DEL ÁMBITO LABORAL QUE DEBERÍAN ABORDAR LAS EMPRESAS

El rumbo de una empresa depende en gran parte de la habilidad del empresario para saber manejar su activo más preciado, sus empleados.

Por ello hemos consultado a Forcam Abogados para que nos asesoren sobre cuáles son los problemas habituales que surgen entre empresa y empleado con el fin de que se puedan evitar.

Los empleados, al fin y al cabo son seres humanos que conseguirán que la empresa sea o no rentable.

Por ello hay un sinfín de posibilidades de que las relaciones empleado-empresa no sean todo lo buenas que pudieran ser y acaben en litigios que van a representar más costes para la empresa.

Todo ello puede desembocar no solo en un conflicto laboral individual sino también, y más grave, en uno colectivo que puede influir enormemente en el estado financiero de la empresa.

PRINCIPALES PROBLEMAS DEL ÁMBITO LABORAL QUE DEBERÍAN ABORDAR LAS EMPRESAS

El rumbo de una empresa depende en gran parte de la habilidad del empresario para ...
Leer Más
Por qué debemos contratar un seguro al alquilar nuestra vivienda. Impagos, daños, destrozos, etc.

¿CÓMO FUNCIONA UN SEGURO DE IMPAGO DE ALQUILER?

Bien conocido es el riesgo que supone poner en alquiler una vivienda en propiedad para ...
Leer Más

CONFLICTOS EN EL ÁMBITO LABORAL.

Pero, ¿cuáles son los principales problemas laborales a los que se enfrenta una empresa? ¿qué clase de conflictos pueden surgir según las relaciones entre los propios trabajadores y de los trabajadores con la empresa?

Con ayuda de Abogados laborales hemos realizado un pequeño resumen que esperamos sirva para mejorar sustancialmente el día a día del trabajo en la empresa:

NO HAY UN OBJETIVO CLARO

En muchas empresas el empresario divaga mucho sobre cuáles son los objetivos y las metas a conseguir.

Esto no hace más que crear dudas entre los mandos medios que van a transmitir a los empleados.

Como no hay objetivos claros y sus trabajadores no son adivinos al empresario, por norma general, no le gustarán muchas de las decisiones que se tomen o cómo se está realizando el trabajo.

Todo ello dará lugar a conflictos entre mandos medios y entre estos mandos y el personal de su equipo, incluso entre el mismo personal del equipo.

El mal ambiente laboral siempre va a terminar mal en una empresa. Va a significar litigios y costes financieros que vienen a causa de una mala planificación empresarial.

Despidos, sanciones, cambios en el organigrama…todo va a ser un coste. Y recuerda que el coste del tiempo es el coste financiero más importante.

FALTA DE TRABAJO EN EQUIPO

Puede derivar de la anterior o puede que derive del mismo individualismo de los trabajadores contratados.

El trabajo en equipo es lo que hace que la empresa pueda emerger. Si cada trabajador va a lo suyo y no reman todos en la misma dirección, la empresa sufrirá.

Y como no, lo que más sufrirá es en costes tanto empresariales como judiciales. Porque habrá que despedir y habrá que reestructurar.

En los RR.HH. de una empresa una de los factores humanos que más se debería valorar es la capacidad de las personas para trabajar en equipo.

Si los trabajadores o los mismos jefes no tienen esta capacidad la empresa no funcionará.

Ser un jefe déspota no funciona. Lo pagará la empresa con creces.

Tener en la empresa mandos que consigan que sus trabajadores trabajen en equipo y siguiendo un objetivo claro solo dará beneficios.

Y un beneficio que no se suele tener en cuenta es la falta de conflictos en el ámbito laboral.

Si no hay conflictos, es que el ambiente es bueno, y si el ambiente es bueno, la empresa funciona.

FALTA DE COMUNICACIÓN

Mucho cuidado a cómo se dan los mensajes.

Los objetivos y metas de la empresa pueden estar muy claras sobre el papel, pero como la información no llegue igual de clara a los trabajadores, estaremos en el primer punto.

La mala comunicación puede presentarse tanto como la transmisión mala del mensaje o como la total desinformación.

Tan malo es que la información llegue mal como que no llegue a quien debe realizar el trabajo.

Se pueden dar situaciones ambiguas que produzcan errores en el buen funcionamiento de la empresa.

No saber dónde se ha producido el error dará lugar a conflictos laborales nada deseables.

COMPAÑEROS Y JEFES TÓXICOS

Son personas tóxicas todas aquellas que, por norma general, crean conflictos allá por donde van.

Suelen ser individualistas y piensan que si crean conflictos entre los demás ellos serán más valorados al aparecer como los únicos que desarrollan el trabajo o que pueden salvar la situación.

Tanto los compañeros como los jefes tóxicos no suelen tener buenas relaciones con casi nadie. Suelen ser criticones, falsos, y sobre todo, desean ser el centro de atención.

Lo mismo ocurre con un jefe tóxico. Se trata del mismo tipo de persona pero en un puesto superior al resto que da lugar a mayores conflictos todavía.

Son arrogantes, inflexibles, controladores, discriminadores y sobre todo suelen no tener las principales cualidades de un buen jefe, no son buenos comunicadores y suelen planificar y gestionar mal los objetivos.

Ambas tipologías de personas van a dar lugar a numerosos conflictos laborales que, por supuesto significarán un coste que pagará la empresa.

Hemos consultado a Abogados en Tarragona y como bien nos indican, de las situaciones que hemos visto hasta ahora, estas son las que producen un mayor gasto empresarial con diferencia.

TRABAJADORES QUE NO HACEN BIEN SU TRABAJO

Casi siempre hay trabajadores que no realizan bien su trabajo o que no lo realizan a tiempo. También puede darse que hagan lo que les dé la gana y no sigan las directrices marcadas por la empresa.

En cualquiera de los anteriores casos y, obviando a los trabajadores que están aprendiendo, la empresa sufrirá las consecuencias.

Además de que el trabajo no salga como debe salir o no salga a tiempo, los conflictos van a surgir con rapidez entre los mismos trabajadores porque, en la mayoría de los casos, el trabajo de uno depende de que salga el del otro.

DESMOTIVACIÓN. FALTA DE PERSPECTIVAS DE ASCENSO O EXCESO DE TRABAJO.

Son situaciones en las que el trabajador o trabajadores acabarán por desmotivarse. Irán a trabajar como quien va a por el pan.

No tienen perspectivas de nada excepto de cobrar su sueldo a final de mes.

La competitividad entre trabajadores es buena, pero con cautelas.

Los trabajadores deben ver las posibilidades reales que tienen en la empresa de poder ascender.

Igualmente un trabajador que realiza su trabajo bien y en menos tiempo que otros suele ser premiado con más trabajo, con lo que la desmotivación será tremenda.

La rotación de trabajadores no es buena, sobre todo en aquellos puestos en los que se necesita claridad y precisión.

Tener trabajadores que conozcan el trabajo a realizar y lo hagan bien no tiene precio.

Cuanta menos motivación tengan los trabajadores más posibilidades de conflictos laborales habrá.

MOBBING O EL PUESTO SIN CONTENIDO

Otras dos situaciones nada buenas para la empresa.

El mobbing es algo que conocemos más porque está más de moda y tenemos algo más de información.

Es el acoso psicológico laboral, se da cuando una o varios trabajadores o jefes o el mismo empresario ejercen violencia psicológica sistemática y repetidamente sobre otro trabajador o jefe.

Esta situación si se consigue demostrar puede dar lugar a un coste enorme para la empresa. Primero porque si el trabajador denuncia y demuestra el acoso la multa será alta y segundo porque a la empresa le costará encontrar trabajadores que quieran trabajar allí.

El dar un puesto sin contenido a un empleado puede ser igual de malo que el mobbing. Recordemos que el contrato de trabajo se redacta de tal forma que el empresario está obligado a dar trabajo al empleado y este cobrará un salario a cambio de la realización de ese trabajo.

Dotar un puesto sin contenido de trabajo se podría considerar como un incumplimiento de contrato dado que no se cumple el objeto básico del contrato.

Además puede acarrear conflictos entre compañeros porque si a una persona se le manda a un puesto de trabajo sin contenido para intentar que se vaya de la empresa y no se consigue, los demás criticarán que esté cobrando por no hacer nada.

Estas situaciones no suelen acabar bien para la empresa y se dan con bastante más facilidad de lo que vemos.

El gasto es enorme y el coste empresarial mayor si cabe.

CONCLUSIONES.

Hemos enumerado unas cuantas situaciones que pueden crear conflictos laborales y costes empresariales enormes gracias a tales conflictos.

Además son situaciones que pueden llegar a hundir una empresa con perspectivas de crecimiento enorme.

Recuerden siempre que los trabajadores son el motor de la empresa.

Que a los buenos trabajadores a quienes sacan el trabajo bien y rápido hay que premiarlos y no darles más trabajo.

Que si tus trabajadores consiguen que tu empresa gane un 10 % más cada año será porque son buenos y ellos trabajan por dinero, no por amor al arte.

La gestión de los trabajadores y conseguir que trabajen en equipo y tengan claros los objetivos de la empresa es fundamental para la buena marcha del día a día de la empresa.

Evitar conflictos en el ámbito laboral supondrá un ahorro económico enorme para la empresa.

Los costes judiciales de los conflictos laborales son costosísimos para cualquiera y para una empresa más. Bastante tiene la empresa con perseguir a los deudores como para tener que gastar dinero en conflictos laborales creados en su propio seno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: