Portada » GENERAL » Nuda propiedad: una solución económica en la compra de vivienda

Nuda propiedad: una solución económica en la compra de vivienda

Cuáles son las ventajas de ostentar la nuda propiedad de una vivienda

En un panorama económico marcado por la incertidumbre y el aumento de la inflación, que inevitablemente ha repercutido en el mercado inmobiliario, emerge la nuda propiedad como una alternativa atractiva tanto para propietarios como para inversores.

Este modelo de transacción permite a los propietarios vender su vivienda manteniendo el derecho a vivir en ella hasta su fallecimiento, un arreglo que beneficia a ambas partes de la operación.

¿Qué es la nuda propiedad?

La nuda propiedad se define como la venta de un inmueble sin renunciar al usufructo, es decir, al derecho de uso y disfrute del mismo.

Este esquema ofrece a los propietarios, especialmente a los de edad avanzada, la posibilidad de obtener ingresos por su vivienda sin perder su hogar, mientras que los inversores acceden a propiedades con un alto potencial de rentabilidad a un precio significativamente más bajo.

¿Qué ventajas tiene la nuda propiedad?

Una de las principales ventajas de optar por la nuda propiedad es el aspecto económico. Los precios de estas propiedades pueden ser entre un 40% y un 60% más bajos en comparación con la plena propiedad, según datos recogidos por Idealista.

Esta reducción se debe a que el comprador no podrá hacer uso de la vivienda hasta el término del usufructo, que usualmente coincide con el fallecimiento del propietario.

Sin embargo, este modelo no solo es atractivo por el precio: el valor del inmueble puede incrementarse con el tiempo, lo que supone una inversión potencialmente lucrativa a largo plazo.

Te va a interesar:   7 PUNTOS QUE NUNCA DEBES PASAR POR ALTO EN TU CONVENIO REGULADOR

Además, la nuda propiedad se presenta como una opción fiscalmente ventajosa.

Los compradores pueden beneficiarse de la exención del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) cuando se trata de la adquisición de una vivienda habitual.

Asimismo, el comprador no se hace cargo de los gastos ordinarios derivados del uso y disfrute del inmueble, como el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), los gastos de comunidad o los suministros, los cuales corren a cargo del usufructuario.

Nuda propiedad: opción estratégica para tiempos de incertidumbre económica

Este modelo de venta se posiciona, por lo tanto, como una solución innovadora en el mercado inmobiliario, ofreciendo beneficios tangibles tanto para vendedores como para compradores.

Los propietarios pueden asegurarse un ingreso adicional sin desalojar su hogar, mientras que los inversores adquieren propiedades a precios más accesibles con un notable potencial de apreciación.

La nuda propiedad, con sus ventajas económicas y fiscales, se consolida como una opción estratégica en tiempos de incertidumbre económica, demostrando que el sector inmobiliario sigue ofreciendo oportunidades de inversión adaptables a las necesidades y circunstancias de cada individuo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *