LA PRUEBA EN EL PROCESO PENAL

La vista oral del proceso penal es la culminación a la instrucción realizada.

Veamos cuáles que se establece en la LECrim para la presentación y práctica de los medios de prueba en el proceso penal.

Del mismo modo, la valoración de la prueba penal se realizará con base en las pruebas presentadas y admitidas por el Tribunal. También en aquellas que pueda el Tribunal creer necesarias.

Daremos paso a señalar cómo, cuándo y en algún caso, donde, se debe practicar la prueba en el juicio oral. Igualmente, cuales son tanto los momentos procesales como la forma de practicar las pruebas dichas pruebas en el juicio oral penal.

Recordemos que la no cabe recurso contra la inadmisión de la prueba penal, que se realizará por auto. Igualmente tampoco cabe recurso contra la admisión de una prueba.

De cualquier manera, puede reproducirse la petición de prueba durante las sesiones del juicio oral.

LOS TESTIGOS COMO PRUEBA EN EL PROCESO PENAL.

Iniciado el juicio oral, se procederá del siguiente modo:

El Letrado de la Administración de Justicia hará un resumen de los hechos que motivaron el sumario o la instrucción. Señalará el día en que se comenzó a instruir y dirá si el procesado está en prisión o en libertad provisional.

Leerá los escritos de calificación (escritos de acusación).  Igualmente nombrará a los Peritos y testigos que se hubiesen presentado. Por último relacionará las demás pruebas propuestas y que hayan sido admitidas.

A continuación se pasará a practicar la prueba. Comenzará la práctica de prueba con la presentada por el Ministerio Fiscal, después la de los actores y, por último, la de los procesados.

Las pruebas se practicarán según el orden propuesto en el escrito de calificación. El Presidente del Tribunal, podrá alterar este orden. Podrá hacerlo a instancia de parte o de oficio su así lo considere conveniente.

CONSIDERACIONES EN LA DECLARACIÓN DE LOS TESTIGOS.

Las personas mencionadas en el apartado 2 del art. 412 (Ptes., Ministros, etc…) podrán declarar por escrito. A este escrito se le dará lectura antes de proceder la declaración de los testigos.

Los testigos que hayan de declarar permanecerán, en un local, totalmente incomunicados. No podrán comunicarse ni con los testigos que ya hubiesen declarado ni con otra persona.

A los testigos mayores de 14 años, el Presidente les recibirá juramento (contradictorio con el art. 433 LECrim). Según la LECrim se les podrá oir en declaración como prueba en el proceso penal.

Todos los testigos que no se hallen privados del uso de su razón están obligados a declarar. Se exceptúan las personas expresadas en los arts. 416, 417 y 418 de la LECrim.

La declaración de los testigos menores de edad se realizará evitando su confrontación visual con el inculpado.

Los testigos pueden declarar durante el sumario o la instrucción y también en el juicio oral.  Sólo cometerán delito de falso testimonio cuando este sea dado en el juicio oral.

Durante la práctica de la prueba en el proceso penal, el testigo que no quiera declarar podrá ser multado con 200 € a 5.000 €.

Si persiste en su negativa, estará cometiendo un delito de desobediencia grave a la Autoridad.

Las declaraciones de las Autoridades y funcionarios de policía judicial tendrán el valor de declaraciones testificales.

No tienen obligación de declarar:

  1. Los parientes del procesado. Ya lo sea en líneas directa ascendente y descendente.
  2. Su cónyuge o persona unida por relación de hecho análoga a la matrimonial.
  3. Sus hermanos consanguíneos o uterinos y los colaterales consanguíneos hasta el 2º grado.
  4. Igualmente tampoco tienen obligación de declarar los parientes a que se refiere el número 3 del art. 261 LECrim.
  5. El Abogado del procesado respecto a los hechos a que se refiera el asunto donde presta defensa a este último.

Si alguno de los testigos se encontrase en alguna de estas situaciones con uno o varios de los procesados, estará obligado a declarar respecto a los demás.

Pero puede abstenerse de realizar la declaración si pudiera comprometer a su pariente o defendido.

No pueden ser obligados a declarar como testigos:

  1. Los eclesiásticos y ministros de los cultos sobre los hechos revelados en el ejercicio de las funciones de su ministerio.
  2. Los funcionarios públicos, tanto civiles como militares, cuando no pudieren declarar sin violar el secreto que estuviesen obligados a guardar. Tampoco cuando deban obedecer órdenes y no fueren autorizados por su superior jerárquico.
  3. Los incapacitados física o moralmente.
  4. De la misma manera, ningún testigo podrá ser obligado a declarar acerca de una pregunta cuya contestación pueda perjudicarle a él mismo o alguno de sus parientes (referidos en el art. 416 LECrim).

Sólo se exceptúa el caso en que el delito sea muy grave por atentar a la seguridad del Estado, a la tranquilidad pública o al Rey o su sucesor.

Calumnias e injurias. Delitos contra el honor.

DELITOS DE CALUMNIAS E INJURIAS. DIFERENCIAS Y SIMILITUDES.

Una definición de calumnias e injurias aproximada sería que son aquellos delitos que atentan directamente contra el honor de otra ...
Leer Más
Delitos de abandono de familia e impago de pensiones.

DELITOS DE ABANDONO DE FAMILIA E IMPAGO DE PENSIONES. RELACIÓN Y CARACTERÍSTICAS.

El delito de abandono de familia es aquel que se comete cuando, según señala el Código Civil, se deja de ...
Leer Más

FORMA DE PRACTICAR LA DECLARACIÓN DE LOS TESTIGOS.

El Presidente del Tribunal Penal preguntará al testigo acerca de su nombre, apellidos, edad, estado y profesión. También si conoce o no al procesado y a las demás partes, y si tiene con ellos parentesco, amistad o relaciones de cualquier otra clase.

Asimismo preguntará al testigo si ha estado procesado y la pena que se le impuso (art. 436 LECrim).

A continuación, la parte que le haya presentado podrá hacerle las preguntas que considere.

Las demás partes podrán dirigirle también las preguntas a la vista de sus contestaciones.

El Presidente podrá dirigir a los testigos las preguntas que estime conducentes a depurar los hechos.

El Presidente no permitirá que el testigo conteste a preguntas capciosas, sugestivas o impertinentes. Cabe protesta por la parte afectada a fin de presentar en su día recurso de casación sobre este hecho.

El testigo puede que no comparezca por causas ajenas a su voluntad. En este caso uno de los miembros del Tribunal, designado por su Presidente, se personará en la residencia del testigo, si fuese en el mismo lugar donde se celebra el juicio a fin de oírle en declaración. Las partes podrán personarse en dicha residencia para hacerle las preguntas que a su derecho convenga. El Letrado de la Administración de Justicia extenderá diligencia.

Si el testigo imposibilitado no residiera en el mismo lugar en que se celebra el juicio, se exhortará al juzgado de su domicilio a fin de que declare ante el Juez correspondiente.

Pueden las partes, en este caso consignar en el exhorto por escrito las preguntas o repreguntas que consideren. El Presidente las acordará si no fueren capciosas, sugestivas o impertinentes.

Los testigos que comparezcan a declarar tendrán derecho a una indemnización, si proceden a reclamarla.

LOS CAREOS.

En los careos del testigo con los procesados o de los testigos entre sí no se permitirán insultos ni amenazas.

No se practicarán careos con testigos que sean menores de edad.  Aunque si el Juez o Tribunal lo considere imprescindible y no lesivo para el interés de los testigos podrá acordarla, previo informe pericial forense.

EL INFORME PERICIAL COMO PRUEBA EN EL PROCESO PENAL.

Los peritos podrán ser recusados como prueba en el proceso penal.

La tramitación de la recusación tendrá lugar entre la admisión de las pruebas y la apertura de las sesiones del juicio oral.

Los peritos que no hayan sido recusados contestarán a las preguntas que las partes les dirijan.

LA PRUEBA DOCUMENTAL Y DE LA INSPECCIÓN OCULAR.

El Tribunal examinará los libros, documentos, papeles y demás piezas de convicción presentados como prueba en el proceso penal. Estas deben contribuir al esclarecimiento de los hechos.

Si la inspección ocular no se hubiera practicado antes del comienzo del juicio, se realizará de la siguiente forma:

  • Si el lugar que deba inspeccionarse se hallase en la capital, se constituirá en él el Tribunal al completo con las partes.
  • De otra manera, si el lugar estuviese fuera de la capital, se constituirá en él con las partes un Magistrado del Tribunal que el Presidente designe.

El Letrado de la Administración de Justicia extenderá una diligencia del lugar inspeccionado y de lo que ocurra durante la inspección ocular.

DISPOSICIONES COMUNES A LA PRÁCTICA DE PRUEBA EN EL PROCESO PENAL.

No podrán practicarse otras pruebas en el proceso penal que las propuestas por las partes. Tampoco podrán ser examinados otros testigos que los presentados por las partes.

Se exceptúan de lo dispuesto anteriormente:

  • Los careos que el Presidente acuerde de oficio, o a propuesta de cualquiera de las partes.
  • Las pruebas no propuestas por ninguna de las partes, que el Tribunal considere necesarias.
  • Las pruebas de cualquier clase que en el acto ofrezcan las partes sobre el valor probatorio de la declaración de un testigo. El Tribunal debe admitirlas.

Podrán también leerse a instancia de parte, las diligencias practicadas en el sumario o instrucción que no puedan reproducirse en el juicio oral.

El Tribunal evitará que los procesados que se hallen en libertad provisional se ausenten de las sesiones del juicio.

El Tribunal, de oficio o a instancia de parte podrá acordar que un testigo, perito o procesado declare a través de videoconferencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: