Portada » GENERAL » Jubilación internacional: ¿cuál es el derecho en España habiendo cotizado en el extranjero?

Jubilación internacional: ¿cuál es el derecho en España habiendo cotizado en el extranjero?

Qué debes hacer si ¿has cotizado en el extranjero?: Jubilación internacional en España

Según la Fundación SM, siete de cada diez jóvenes españoles han sopesado emigrar del país para encontrar mejores oportunidades laborales.

Actualmente, casi 3 millones de ciudadanos residen fuera de España y es posible que, como sucedió en 2019, gran parte de ellos decida retornar a casa para disfrutar su jubilación.

Un derecho para el que, en este caso, debe tenerse en cuenta algo más que la cotización entre los países.

Buscando oportunidades para luego volver a casa

En 2023, rebasando el pico histórico alcanzado en 2009, el Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE) registró más de 2,7 millones de españoles residiendo fuera del país.

Movimiento que, en la mayoría de los casos, responde a la búsqueda de mejores condiciones laborales, como sucedió con la crisis económica de 2007 a 2012. Sin embargo, a caballo de la recuperación, muchos decidieron volver al país. Algunos de ellos, a fin de solicitar su jubilación.

Dado que España es uno de los países con mayor esperanza de vida de la Unión Europea —con una media de 83,2 años, según el análisis de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)— el retorno de emigrantes españoles para jubilarse no es un fenómeno extraño.

Pero sí poco conocida la solicitud de una pensión de este tipo. Razón por la que hemos hablado con los abogados expertos en derecho laboral de Reclamatorlawyers, sobre el asunto.

Te va a interesar:   SEPARACIÓN DE BIENES: VENTAJAS Y DESVENTAJAS

¿Cuáles son los requisitos básicos para jubilarse en España?

En nuestro país, de acuerdo con la información que la Seguridad Social pone a disposición del ciudadano, existen dos requisitos básicos para solicitar el derecho a la jubilación.

A partir del 1 de enero de 2013, la reforma de pensiones retrasó la edad de jubilación hasta los 67 años. La cifra, sin embargo, se fijará en 2027.

Ya que, por el momento, la edad ordinaria de jubilación, para quienes hayan cotizado menos de 37 años y 3 meses, es aún de 65 años y 10 meses.

De hecho, y a excepción de ciertos colectivos especiales —desde trabajadores bajo un cierto grado de discapacidad y hasta los del sector público—, en 2024 podrán jubilarse a los 65 años quienes hayan cotizado 38 años o más; o a los 66 años y 6 meses cotizaciones inferiores a los 38 años.

No obstante, existe un mínimo de 15 años de cotización para acceder a la jubilación contributiva. Aunque, en este caso, teniendo derecho a tan sólo un 50% de la base reguladora.

Respecto a la cuantía a percibir en la pensión, ésta se calcula aplicando a la base reguladora el porcentaje general que corresponda en función de los años cotizados, más factores variables en función de cada caso.

Poniendo un ejemplo, con 37 años cotizados y una base de cotización promedio de 2.500€ mensuales (2.500€ x 12 meses dividido entre 37 años), resultaría en una pensión mensual de unos 810€. Con todo, ¿qué ocurriría de haber cotizado en el extranjero?

Trabajar fuera, pero jubilarse en España

Trabajar fuera del país de origen no es algo novedoso, sobre todo para la juventud, y menos en esta era de la globalización. Según la Fundación SM, el 74% de los jóvenes españoles se ha planteado emigrar, con un 24% de ellos apuntando a la falta de oportunidades de trabajo como motivo principal.

Te va a interesar:   ¿QUÉ PUEDE HACER POR TI UN ABOGADO CIVILISTA?

En 2022, siendo un aumento del 11% respecto a 2021, 426.000 ciudadanos abandonaron España para residir en otro país, el 89% de los cuales tenía ya edad de trabajar.

Sin embargo, el retorno de españoles emigrados no es un fenómeno extraño, sea tanto en aras de volver para trabajar en casa como para jubilarse.

En este caso, es preciso tener en cuenta las legislaciones de ambos países. Ya que, como es evidente, el Estado de origen no cubrirá las cuantías correspondientes a la cotización laboral en el extranjero. Para ello, debe atenderse a los convenios con otros países que mantiene España y, ahora sí, pedir la debida pensión.

¿Una pensión por jubilación repartida?

En primer lugar, para evitar complicaciones, el interesado debe cerciorarse de haber trabajado en un país con quien España mantenga acuerdos bilaterales. Cuyo listado va desde Andorra y Suiza, u otros países de la Unión Europea, hasta Australia, Japón y Perú, por mencionar sólo un puñado de éste.

En caso de solicitar la jubilación en España, la Seguridad Social remitiría la solicitud a las entidades extranjeras en cuyos países se haya ejercido la actividad laboral.

Tras estudiar los años cotizados y valorar el derecho a pensión, cada país se encargaría de su propio pago de forma proporcional a la cotización registrada.

Eso sí, y además de tener en cuenta el mínimo de 15 años trabajados en nuestro país para acceder a la jubilación —2 de los cuales, comprendidos en los 15 inmediatamente anteriores al momento de la jubilación— y el resto de requisitos, debiendo haber cotizado mínimo 1 año en la Seguridad Social española.

Te va a interesar:   TRIBUNAL CONSTITUCIONAL: ¿POLÍTICA O JUSTICIA?

Finalmente, respecto a la cuantía, ésta se calculará primero según la pensión nacional —por la cotización realizada en cada país de forma independiente— y, en segundo lugar, a través de la totalización de cotizaciones y prorrata, el tipo equivalente en la UE, en proporción a cada país y los años cotizados en cada uno de ellos.

En todo caso, siendo recomendable gestionar cada caso a través de un abogado laboralista para llevar a buen puerto el derecho a la jubilación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *