HABEAS CORPUS. LA ILEGALIDAD EN LA DETENCIÓN.


Dentro de nuestra historia constitucional presente, se encuentran muy arraigados la protección y el reconocimiento a la vida, derechos y protección de los ciudadanos. Por ello se introdujo el procedimiento habeas corpus dentro del derecho penal.

Nuestra Constitución del año 1978 se configuró para preservar y resguardar los Derechos Humanos como así señala en su artículo 10.

En colaboración con despachos de Abogados Valencia resumimos este importantísimo procedimiento en defensa del derecho a la libertad de cualquier ciudadano.

INTRODUCCIÓN AL PROCEDIMIENTO HABEAS CORPUS.

Una de las maneras de preservar estos derechos y quizás el más fundamental de ellos, el derecho a la libertad, es la técnica proveniente del derecho anglosajón del habeas corpus.

Esta técnica se ha constatado como un sistema idóneo para resguardar la libertad personal del ciudadano frente a la posible arbitrariedad de los Agentes Públicos.

En el derecho español cuenta, esta técnica, también con gran arraigo histórico. Aparece ya en normativas del Reino de Aragón y en el Fuero de Vizcaya y otros ordenamientos forales. Como antecendentes más cercanos, lo encontramos en las Constituciones de los años 1869 y 1876, aunque no lo denominaban de manera específica.

La pretensión del procedimiento es dar un remedio eficaz y rápido al ciudadano ante la eventual y presunta detención ilegal de una persona.

Esta posibilidad que se le otorga al ciudadano detenido para recobrar inmediatamente su libertad. Debe basarse en un proceso donde la rapidez y la eficacia del mismo debe destacar sobre cualquier otro fundamento jurídico.

La publicidad e información que el ciudadano de este derecho debe tener debería estar comúnmente socializado.

El proceso que resumiremos es sencillo con el fin de que cualquier ciudadano lo entienda. Así cualquier ciudadano podrá valorar si tiene la detención puede resultar ilegal. 

Todo se basa en el respeto constitucional a la libertad y a la seguridad. Esto se constata el artículo 17 de la Constitución Española. Este artículo especifica la forma y temporalidad de una detención. Asimismo regula la obligatoriedad de articular una ley orgánica que regule el procedimiento habeas corpus.

¿Cuando se produce un delito de homicidio? ¿Es lo mismo que un asesinato?

¿DELITO DE HOMICIDIO? NECESITARÁS UN ABOGADO PENALISTA

El delito de homicidio, en todas sus formas, es uno de los delitos más graves que regula el Código Penal ...
Leer Más
responsabilidad civil subsidiaria

RESPONSABILIDAD CIVIL SUBSIDIARIA, DIRECTA, SOLIDARIA Y MANCOMUNADA.

Si te has visto envuelto en alguna disputa civil o penal igual te llevas una sorpresa y te dicen que ...
Leer Más

EL PROCEDIMIENTO HABEAS CORPUS. CAUSAS, REQUISITOS Y TRÁMITE.

La Ley Orgánica 6/1984, de 24 de mayo, regulará el procedimiento de Habeas Corpus. Su significado del latín es “cuerpo presente”.

Esta ley va a regular el proceso que tiene, a su disposición, todo ciudadano detenido a comparecer de manera inmediata ante la autoridad judicial. El fin de esta puesta a disposición judicial es que esta intervenga y determine si la detención se ha realizado dentro de la legalidad.

Se consideran personas ilegalmente detenidas:

  • Las que lo fueren sin que concurran los supuestos legales, o sin los requisitos exigidos por las leyes.
  • Las que estén ilegalmente detenidas en cualquier establecimiento o lugar.
  • Las que lo estuvieran por plazo superior al señalado en las leyes.
  • Las privadas de libertad a quienes no se les respete sus derechos constitucionales y los garantizados por las leyes procesales.

Es competente para conocer la solicitud de Habeas Corpus el Juez de Instrucción del lugar en que se encuentre la persona privada de libertad. Si no también lo podrá ser el del lugar en que se produzca la detención.

Podrán solicitar el Habeas Corpus:

  • El privado de libertad, su cónyuge o persona unida por análoga relación de afectividad, descendientes, ascendientes, hermanos y si fueran menores o incapacitados, sus representantes legales.

  • El Ministerio Fiscal.

  • El Defensor del Pueblo.

También, lo podrá iniciar, de oficio, el Juez competente.

El procedimiento se iniciará, salvo cuando se inicie de oficio por el Juez de Instrucción competente, por medio de escrito o comparecencia. No se requiere intervención de Abogado ni de Procurador (aunque es conveniente tener un abogado especializado en derecho penal).

La autoridad donde esté la persona privada de libertad, estará obligada a poner inmediatamente en conocimiento del Juez de Instrucción la solicitud de Habeas Corpus.

Realizada la solicitud, el Juez examinará si concurren los requisitos dará traslado de dicha solicitud al Ministerio Fiscal. Seguidamente, mediante auto, acordará o denegará el inicio del procedimiento.

Si el Juez admite a trámite la solicitud, ordenará a la autoridad a cuya disposición se halle la persona privada de libertad, que la traiga a su presencia, sin demora alguna o el mismo Juez se constituirá donde aquélla se encuentre.

Posteriormente, el Juez oirá a la persona privada de libertad o, en su caso, a su representante legal, al Abogado, si lo designase, al Ministerio Fiscal. Seguidamente oirá a la autoridad que hubiere ordenado o practicado la detención. En cualquier caso, también oirá a la autoridad bajo cuya custodia se encontrase la persona privada de libertad.

El Juez podrá admitir las pruebas que se aporten y las que se propongan que puedan practicarse en el acto. En un máximo de 24 horas las realizará y dictará la resolución que proceda sobre la legalidad o ilegalidad de la detención.

El Juez, mediante auto motivado, adoptará alguna de estas resoluciones:

1. Puede acordar el archivo de las actuaciones, declarando ser conforme a Derecho la privación de libertad.

2. Puede estimar que concurren alguna de las circunstancias que darían lugar a declarar ilegal la detención, y acordará en el acto alguna de las siguientes medidas:

  • La puesta en libertad si fue detenido ilegalmente.

  • Que continúe la privación de libertad pero en establecimiento distinto, o bajo la custodia de otras personas.

  • Que la persona privada de libertad sea puesta inmediatamente a disposición judicial, si ya hubiese transcurrido el plazo máximo de su detención.

El Juez deducirá testimonio para la persecución y castigo de los delitos que hayan podido cometerse por la detención ordenada, contra quienes hayan tenido bajo su custodia a la persona privada de libertad. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: