Portada » PROCEDIMIENTOS Y TRÁMITES » Enervación de desahucio: ¿Qué es y cómo hacerlo?

Enervación de desahucio: ¿Qué es y cómo hacerlo?

Cómo enervar un desahucio

Cuando un inquilino no paga el alquiler y el dueño del inmueble lo demanda para recuperarlo, la enervación del desahucio se convierte en una opción que puede evitar el desalojo.

El inquilino debe pagar todas las cantidades adeudadas dentro de los 10 días siguientes a haber recibido el requerimiento judicial.

Si se enerva el desahucio, el contrato de arrendamiento seguirá en vigor, permitiendo al inquilino seguir ocupando el inmueble.

Qué es la Patria Potestad: una Guía para Padres y Tutores Legales

La patria potestad es un conjunto de derechos y responsabilidades que los ...
Como solicitar una indemnización por negligencia médica

Qué hacer ante una negligencia médica: Guía de acciones legales y reclamaciones en España

Ante una posible negligencia médica, es esencial saber cómo actuar. Desde recopilar ...
Cómo solicitar el cambio de custodia de los hijos a favor del padre o la madre

CÓMO Y CUÁNDO PRESENTAR UNA DEMANDA PARA EL CAMBIO DE CUSTODIA A FAVOR DEL PADRE O LA MADRE

Si te encuentras en una situación post separación en la que ahora ...

¿Qué es la enervación del desahucio?

La enervación del desahucio es una opción que tienen los inquilinos que han sido demandados por su arrendador por impago del alquiler.

Si se ejerce esta opción, se pueden evitar las consecuencias del desahucio, es decir, el desalojo del inmueble y la rescisión del contrato de arrendamiento.

Definición y concepto de desahucio

El desahucio es el proceso judicial por el cual un arrendador puede recuperar la posesión de un inmueble que ha sido alquilado y cuyo inquilino no cumple con sus obligaciones, lo que incluye el impago del alquiler.

¿Qué es la enervación del desahucio?

La enervación del desahucio es la opción que tiene el inquilino de evitar el desahucio pagando todas las cantidades adeudadas al arrendador.

Esta opción solo puede ser ejercida una vez durante la vigencia del contrato de arrendamiento.

¿Cuándo es posible ejercer la enervación?

La enervación del desahucio solo es posible si se ha presentado una demanda de desahucio por falta de pago del alquiler y se ha realizado un requerimiento al inquilino para el pago de las cantidades adeudadas.

Procedimiento para enervar el desahucio

El procedimiento para enervar el desahucio consiste en pagar todas las cantidades adeudadas al arrendador en un plazo de 10 días desde la recepción del requerimiento de pago.

Este pago debe realizarse mediante un medio fehaciente y se recomienda que se haga con asesoramiento de un abogado especializado en desahucios.

Efectos de la enervación

La enervación del desahucio tiene como efecto que el contrato de arrendamiento sigue en vigor y el inquilino puede seguir ocupando la vivienda o local.

Además, evita la declaración de mora y las consecuencias del desahucio.

Desahucio por falta de pago

El desahucio por falta de pago es una de las causas más comunes por las que los propietarios de un inmueble deciden iniciar un procedimiento de desahucio.

En esta sección vamos a ver los requisitos, procedimientos y efectos de este tipo de desahucio.

Concepto y requisitos del desahucio por falta de pago

Este tipo de desahucio se produce cuando el inquilino no paga la renta o cantidades asimiladas en el plazo establecido en el contrato y no ha realizado el pago tras el requerimiento del arrendador.

Para que el desahucio por falta de pago sea procedente, es necesario que exista un incumplimiento del pago por parte del inquilino y que el arrendador haya requerido el pago previamente mediante un escrito fehaciente.

Plazos y procedimiento

El procedimiento de desahucio por falta de pago se inicia con la presentación de una demanda por parte del arrendador en el juzgado competente.

Una vez presentada la demanda, se citará al inquilino para que proceda al pago de las cantidades adeudadas en un plazo de 10 días.

Si el inquilino no procede al pago de las cantidades adeudadas en el plazo establecido, se procederá al lanzamiento, que es el acto de desalojar al inquilino y recuperar el inmueble.

Requerimiento de pago y oposición del arrendatario

El requerimiento de pago previo a la demanda tiene que ser fehaciente, es decir, debe realizarse mediante una entrega en mano por el funcionario judicial.

El inquilino puede oponerse a la demanda si considera que ha pagado las cantidades adeudadas o si existen irregularidades en el contrato que afecten a la validez del requerimiento.

En este caso, deberá presentar un escrito de oposición en el plazo de 10 días desde la notificación de la demanda.

Posibilidad de enervar el desahucio después de recibir la demanda

Una vez que se presenta la demanda de desahucio, el arrendatario dispone de un plazo de 10 días para realizar el pago de las cantidades adeudadas hasta ese momento.

Si realiza el pago, podrá ejercer su derecho de enervación, lo que supondrá la continuidad del contrato de arrendamiento.

Sin embargo, este derecho sólo puede ser ejercido una vez en cada contrato de arrendamiento mientras esté vigente.

Si el arrendatario ha ejercido previamente este derecho en ese mismo contrato, podrá ser desalojado sin derecho a recuperar la vivienda aunque haya realizado el pago de lo adeudado.

Sentencia del tribunal y efectos

Una vez finalizado el procedimiento, el juez dictará sentencia absolviendo o condenando al arrendatario al desalojo. Si se produce el lanzamiento, el arrendador podrá recuperar el inmueble y el inquilino tendrá que abandonar la vivienda o local.

Es importante destacar que el inquilino puede enervar el desahucio por falta de pago si realiza el pago de las cantidades adeudadas en el plazo de 10 días desde que recibe el requerimiento del juzgado.

Absolución y condena en costas

En caso de que el inquilino se oponga a la demanda y acredite el pago de las cantidades adeudadas, el Juzgado no declarará resuelto el contrato de arrendamiento y se absolverá al inquilino del desahucio.

Es importante destacar que, si el inquilino no paga toda la deuda en los plazos establecidos, aunque haya realizado el pago parcial, el Juzgado puede condenarle en costas.

Posibilidad de apelación y sentencia del tribunal supremo

En caso de que alguna de las partes no esté de acuerdo con la sentencia dictada por el Juzgado, es posible interponer recurso de apelación ante la Audiencia Provincial, en un plazo de 20 días desde la notificación de la sentencia.

Una vez presentado el recurso de apelación, se celebra una vista en la que se revisan los argumentos de las partes y se emite una nueva sentencia.

En caso de que alguna de las partes no esté de acuerdo con la sentencia emitida por la Audiencia Provincial, puede interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Es importante destacar que los plazos para la presentación de los recursos de apelación y casación son muy breves.

Contrato de arrendamiento

El contrato de arrendamiento es un acuerdo entre el propietario de un inmueble y el inquilino, mediante el cual este último se compromete a pagar una renta por el uso del bien inmueble, mientras que el dueño se obliga a ceder el uso de dicho inmueble durante un tiempo determinado.

Derechos y obligaciones del inquilino y el arrendador

El arrendador tiene derecho a recibir la renta acordada en el contrato, a que se le entregue el inmueble en buenas condiciones y a que se le respete el derecho de propiedad.

El inquilino tiene derecho a la habitación del inmueble arrendado durante el tiempo convenido y que el inmueble se encuentre en buenas condiciones.

Además, ambos están obligados a cumplir con los términos acordados en el contrato de arrendamiento.

Rentas y cantidades asimiladas

El contrato de arrendamiento establece el precio de la renta, el valor de los servicios que se pactan entre las partes y cualquier otra cantidad asimilada acordada en el contrato.

Las rentas y cantidades asimiladas deben estar claramente especificadas en el contrato, así como su modo de pago y su periodicidad.

Actualización de la renta y revisión del precio

La renta puede ser objeto de actualización, siempre y cuando se haya previsto en el contrato de arrendamiento y se hayan cumplido los requisitos establecidos por la ley.

La revisión del precio también se puede realizar, pero siempre y cuando se hayan cumplido los criterios legalmente establecidos.

  • Destacar que el incumplimiento del contrato de arrendamiento puede dar lugar al desahucio por parte del propietario del bien inmueble.

Es recomendable que ambos sujetos que participan en el contrato cuenten con un abogado especialista en derecho inmobiliario para transacciones tan importantes como la que representa el contrato de arrendamiento.


Preguntas frecuentes sobre la enervación del desahucio

¿Qué pasa si no se enerva el desahucio?

Si el inquilino no ejerce la enervación del desahucio en el plazo de 10 días hábiles, el arrendador podrá iniciar el procedimiento de desahucio por falta de pago.

En este caso, el inquilino tendrá que abandonar la vivienda o local en un plazo determinado. Además, la falta de enervación supone la declaración automática de la mora del inquilino.

¿Cuántos días se tienen para enervar el desahucio?

El inquilino tiene un plazo de 10 días hábiles para enervar el desahucio desde que recibe el requerimiento judicial. Si el inquilino realiza el pago en este plazo, podrá seguir ocupando el inmueble y el contrato de arrendamiento continuará en vigor.

¿En qué momento se debe realizar el pago enervador?

El inquilino debe realizar el pago en el plazo de 10 días hábiles desde que recibe el requerimiento judicial. Este pago debe incluir todas las cantidades adeudadas y los intereses generados hasta la fecha.

¿Qué ocurre si el arrendatario no paga la totalidad de las cantidades adeudadas?

Si el juez estima que la cantidad depositada por el inquilino no es suficiente, este tendrá que abonar la cantidad restante en un plazo determinado. Si el inquilino no realiza este pago, el arrendador podrá seguir adelante con el procedimiento de desahucio por falta de pago.

¿Qué obligaciones tiene el arrendatario después de enervar el desahucio?

Después de enervar el desahucio, el inquilino tiene la obligación de seguir pagando las rentas y cantidades asimiladas en los plazos establecidos en el contrato de arrendamiento.

Además, el inquilino deberá respetar todas las obligaciones establecidas en el contrato de arrendamiento, como el mantenimiento de la vivienda o local en las condiciones acordadas y el respeto a las normas de convivencia establecidas en la comunidad de propietarios.