¿Cómo se gravan las ganancias de los juegos de azar?

Las ganancias obtenidas en apuestas deportivas y casinos en línea son considerados rendimientos del trabajo, por tanto tributan como si fueran salario.

Ante la actual crisis sanitaria ocasionada por la epidemia del COVID-19, muchos sectores se están haciendo preguntas sobre el aspecto tributario y las medidas que está adoptando el Gobierno de la Nación. Si has aprovechado la cuarentena o una tarjeta de regalo para jugar en línea y has obtenido ganancia, esta información te puede interesar

La Constitución Española, al igual que otras constituciones europeas, establece que todos, conforme a sus capacidades económicas, deben contribuir al sostenimiento de los gastos públicos mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad.

Al respecto, sobre los juegos de azar y apuestas, las medidas y soluciones tributarias especiales planteadas por el gobierno por la pandemia no hacen mención directas sobre la actividad lúdica, por lo que habría que examinar las medidas generales aplicadas al sector.

La buena noticia es que la tributación en Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que grava sobre los premios obtenidos en relación con los juegos y apuestas, no se ve afectada por la regulación especial de emergencia, es decir, su régimen de aplicación será el mismo.

Las entradas de dinero obtenidas del juego y las apuestas se consideran incrementos patrimoniales, por tanto deben ser incluidos en la Declaración de la Renta, correspondiente al año 2019, ejercicio que debe presentarse actualmente. No hacerlo puede tener graves consecuencias.

Ahora bien,

¿cómo se gravan las ganancias de los juegos de azar?

Las ganancias obtenidas en los sitios en línea de apuestas tributan en función de diversas circunstancias.

En el caso de loterías, bien sea estatales u operadores no lotéricos, aplica el gravamen especial del 20% sobre los premios que se perciban, siempre que la cantidad supere los 40.000 euros.

Las leyes fiscales españolas establecen que todos los apostadores de casinos en línea deben declarar todas las ganancias como ingreso, así como permite que todos los jugadores puedan cancelar sus pérdidas.

Para sacar ‘la ganancia’ anual de las apuestas o juegos en línea, se debe considerar el monto de inversión, el monto total ganado y el total de las pérdidas.

En primer lugar, para declarar ganancias se toma en cuenta el rendimiento anual de las cuentas bancarias. Cuando la totalidad del incremento de patrimonio sea superior a 1.600 euros con respecto al año anterior, vengan o no en su totalidad del juego y las apuestas, se debe declarar ganancias.

¿Qué significa esto?

Que, aun cuando se haya ganado 1.500 euros en juegos y apuestas, si no se tienen ningún otro incremento patrimonial no hay obligación de declarar y de hacerlo, éste no retendrá nada.

Sin embargo, en el caso de haber rendimientos de una actividad laboral además de las ganancias por juegos y apuestas, la obligación de declarar comienza a partir de beneficio superior a 1.000 euros, siempre y cuando las rentas procedentes del trabajo estén por encima de los 22.000 euros. Cuando las rentas de trabajo son inferiores a 22.000 euros anuales, solo serán tomados en cuenta las ganancias superiores a los 1.600 euros anuales.

En el supuesto de los casos de rentas inmobiliarias, rendimientos de Letras del Tesoro o una subvención por vivienda protección oficial, mayores a 1.000 euros, las cuales deberán hacerse constar en el apartado de Ganancias y Pérdidas de Carácter Patrimonial, también se rebaja a 1.000 euros.

¿De qué dependen las cantidades que Hacienda retenga?

Los tributos están sujetos a la comunidad autónoma en la que se encuentre, ya que el IRPF varía de una a otra.

Las ganancias por juegos y apuestas serán tomadas en cuenta. Si el beneficio es alto, la tributación también lo será al pasar a los tramos más altos. Si por el contrario los incrementos obtenidos por el juego son relativamente bajo, o si no se combina con sueldos altos, alquileres, etc, la tributación será baja y en algunos casos no tributarán, aunque es obligatorios declararlos.

Importante:

Los beneficios y deudas en un casino o casa de apuesta en línea sin retirar del sitio web también deben ser contabilizados en el año correspondiente del ejercicio fiscal.

Las operaciones se deben hacer en cada web donde se haya apostado, siempre que haya beneficio neto se podrán descontar las pérdidas. En el caso de no obtener beneficio neto, las pérdidas no se pueden desgravar.

Los bonos de bienvenida y promocionales, cuentan como parte del beneficio obtenido, por lo que el monto deberá sumarse a la ganancia, siempre que la casa de apuesta o casino online lo haya contabilizado en una cuenta de bono aparte. En caso contrario, estará todo incluido ya en la cuenta del usuario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: