SUBASTA DE INMUEBLES. DERECHO PROCESAL CIVIL.

SUBASTA DE BIENES INMUEBLES.

Como toda ley que se precie en los últimos tiempos, la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000 ha sido, como bien saben los profesionales, modificada ampliamente. Hoy dedicamos nuestro tiempo de redacción a resumir la subasta de inmuebles, que con la última modificación cambió casi totalmente.

La modificación más sustancial se da en el hecho de que prácticamente todo el trámite de la subasta se hará por medios telemáticos. Por poner un ejemplo es como si estuviésemos comprando en “ebay”.

Pinche en el enlace para ver artículo sobre: Ejecución dineraria.

CERTIFICACIÓN DE DOMINIO Y CARGAS. INSCRIPCIONES.

El Letrado de la Admón. Justicia (LAJ) librará mandamiento al Registrador de la Propiedad, para que remita certificado de dominio y cargas del inmueble a subastar. Dicha certificación se expedirá en formato electrónico.

El Registrador mantendrá informado al LAJ y al Portal de Subastas Electrónicas de la presentación de otros títulos que afecten la información remitida.

El Registrador comunicará la existencia de la ejecución a los titulares de derechos que aparezcan en asientos posteriores la anotación del embargo por el cual se realiza la subasta.

Si los titulares de derechos inscritos con posterioridad al embargo, satisfacen antes del remate de la subasta, el importe del crédito, intereses y costas, quedarán subrogados en los derechos del ejecutante.

EL TERCER POSEEDOR.

Se considera tercer poseedor al que antes de que se venda o adjudique un inmueble durante la ejecución y después de haberse anotado su embargo o el comienzo del procedimiento de apremio, pasare aquel inmueble a su poder.

También serán terceros poseedores quienes hubieran adquirido el usufructo, dominio útil, la nuda propiedad o dominio directo de la finca objeto de la subasta.

En cualquier momento anterior a la aprobación del remate o a la adjudicación, el tercer poseedor podrá liberar el bien abonando lo que se deba al acreedor por principal, intereses y costas.

Pinche en el enlace para ver artículo sobre: Tercería de dominio.

VALORACIÓN DEL BIEN EN LA SUBASTA DE INMUEBLES.

Los bienes inmuebles saldrán a subasta por el valor que resulte de deducir de su avalúo el importe de todas las cargas y derechos anteriores al gravamen.

Esta operación se realizará por el LAJ. Este descontará del valor por el que haya sido tasado el inmueble el importe total de las cargas anotadas en el Registro de la Propiedad.

CONTENIDO DEL ANUNCIO DE LA SUBASTA DE INMUEBLES.

El anuncio de la subasta se publicará en el BOE y contendrá:

  1. La fecha del anuncio,

  2. La Oficina judicial ante la que se sigue el procedimiento,

  3. Número de identificación y clase y,

  4. La dirección electrónica de la subasta en el Portal de Subastas.

En el Portal de Subastas se incorporará el edicto. Este incluirá las condiciones de la subasta y de los inmuebles a subastar. También se incluirán cuantos datos y circunstancias sean relevantes, y necesariamente la valoración del inmueble.

Se hará constar igualmente que se entenderá que todo licitador acepta como bastante la titulación existente o asume su inexistencia. Igualmente constarán las consecuencias de que sus pujas no superen los porcentajes del tipo de la subasta establecidos en el art. 650 LECiv.

REQUISITOS PARA PUJAR EN LA SUBASTA DE INMUEBLES.

Para tomar parte en la subasta electrónica los postores deberán consignar el 5 % del valor que se haya dado a los inmuebles.

Durante el periodo de licitación cualquier interesado en la subasta podrá solicitar del Tribunal inspeccionar el inmueble/es que se vayan a subastar.

Cuando el poseedor consienta la inspección del inmueble y colabore con el Tribunal para facilitar la subasta, el deudor podrá solicitar al Tribunal una reducción de la deuda de hasta un 2 % del valor por el que el bien hubiera sido adjudicado.

DESARROLLO Y TERMINACIÓN DE LA SUBASTA.

La subasta admitirá posturas durante un plazo de 20 días naturales desde su apertura.

La subasta de inmuebles no se cerrará hasta transcurrida una hora desde la realización de la última postura, aunque ello conlleve la ampliación del plazo inicial por un máximo de 24 horas.

La suspensión de la subasta de inmuebles por un periodo superior a 15 días llevará consigo la devolución de las consignaciones. La reanudación de la subasta se realizará como si de una nueva subasta se tratase.

En la fecha del cierre de la subasta y a continuación, el Portal de Subastas remitirá al LAJ información de la postura telemática vencedora.

También remitirá la información del resto de posturas por orden decreciente de importe y de fecha.

Además se identificarán los postores que realicen una reserva de postura por si el ganador de la subasta no depositara el remate (cantidad a abonar por la adjudicación).

EL REMATE, EL PAGO Y LA ADJUDICACIÓN DE LOS INMUEBLES.

Cuando la mejor postura sea igual o superior al 70 % del valor por el que el bien hubiere salido a subasta, el LAJ aprobará el remate en favor del mejor postor. El rematante habrá de consignar, en el plazo de 40 días, el importe de su postura menos el del depósito ya consignado.

  • Si fuera el ejecutante quien hiciese la mejor postura, igual o superior al 70 % del valor por el que el bien hubiere salido a subasta, aprobado el remate, procederá el LAJ a la liquidación de lo que se deba por principal, intereses y costas.

  • Si sólo se hicieren posturas superiores al 70 % del valor por el que el bien hubiere salido a subasta, pero ofreciendo pagar a plazos con garantías suficientes, bancarias o hipotecarias, se harán saber al ejecutante quien, en los 20 días siguientes, podrá pedir la adjudicación del inmueble por el 70 % del valor por el que el bien hubiere salido a subasta . Si el ejecutante no hiciere uso de este derecho, se aprobará el remate en favor de la mejor de aquellas posturas.

  • Cuando la mejor postura ofrecida en la subasta sea inferior al 70 % del valor por el que el bien hubiere salido a subasta, podrá el ejecutado, en el plazo de 10 días, presentar tercero que mejore la postura ofreciendo cantidad superior al 70 % del valor por el que el bien hubiere salido a subasta o que, aun inferior a dicho importe, resulte suficiente para lograr la completa satisfacción del ejecutante.

    • Transcurrido el plazo anterior, el ejecutante podrá, en el plazo de 5 días, pedir la adjudicación del inmueble por el 70 % del valor por el que el bien hubiere salido a subasta o por la cantidad que se le deba por todos los conceptos, siempre que esta cantidad sea superior al 60 % del avalúo y a la mejor postura.

    • Cuando el ejecutante no haga uso de esta facultad, se aprobará el remate en favor del mejor postor, siempre que la cantidad supere el 50 % del valor por el que el bien hubiere salido a subasta o, siendo inferior, cubra, al menos, el principal, intereses y costas, por la que se haya despachado ejecución. Si la mejor postura no cumpliera estos requisitos, el LAJ, oídas las partes, resolverá sobre la aprobación del remate a la vista de las circunstancias del caso.

  • Cuando se le reclame para constituir la hipoteca a que se refiere el nº 12.º del art. 107 de la Ley Hipotecaria, el LAJ expedirá testimonio del decreto de aprobación del remate, aun antes de haberse pagado el precio. La solicitud suspenderá el plazo para pagar el remate, que se reanudará una vez entregado el testimonio al solicitante.

  • En cualquier momento anterior a la aprobación del remate o de la adjudicación podrá el deudor liberar sus bienes pagando íntegramente lo que se deba al ejecutante por principal, intereses y costas.

  • Aprobado el remate y consignada la cantidad que faltara del precio, se dictará decreto de adjudicación. En él se expresará la consignación del precio y demás circunstancias necesarias para la inscripción.

SUBASTA SIN NINGÚN POSTOR.

Cuando en el acto de la subasta de inmuebles no hubiere ningún postor, podrá el acreedor pedir, en el plazo de 20 días, la adjudicación del bien:

  • Si no se tratase de vivienda habitual, por el 50 % del valor por el que el bien hubiere salido a subasta o por la cantidad que se le deba.

  • Si se tratase de vivienda habitual, la adjudicación se hará por importe igual al 70% del valor por el que el bien hubiere salido a subasta. Asimismo si la cantidad que se le deba por todos los conceptos es inferior a ese porcentaje, podrá adjudicarse por el 60%.

Cuando el acreedor no hiciere uso de esa facultad, se procederá al alzamiento del embargo, a instancia del ejecutado.

ES TU TURNO.


¿Te han embargado alguna vez? ¿Sabes como se subasta una vivienda? Con este artículo te hemos enseñado el procedimiento judicial, en el próximo te enseñaremos como se desarrolla una subasta judicial. Cuéntanos tu experiencia.

¡¡SUSCRÍBETE!!

Deja un comentario