¿Es la Ley de Violencia de Género Constitucional?

Asunto escabroso y mediático el de la violencia de género. Se dedican más horas a justificarla que a analizar si realmente está consiguiendo en la práctica lo que jurídicamente fue avalado por juristas de este país.

481_25_noviembreLa Ley se publicó en el año 2004 y desde entonces está vigente, se apoya jurídicamente en la llamada discriminación positiva que es “la aplicación de políticas que se da a un determinado grupo social, minoritario o que históricamente haya sufrido discriminación, con el fin de mejorar la calidad de vida de aquellos grupos, y compensarlos por los perjuicios o la discriminación de la que fueron víctimas“. Este término de discriminación positiva fue lo que justificó esta ley y fue, básicamente, lo que la declaró constitucional (por 7 votos favorables a 5 en contra).

Pero, ¿cuál es la realidad de esta ley? ¿realmente está consiguiendo el éxito deseado? ¿ha variado en algún aspecto nuestra percepción social sobre la violencia de género?

Pues bien, para quien se ponga a leer la Ley 1/2004, de 28 de Diciembre de Medidas de Protección Integral de Violencia de Género (en adelante “de Violencia de Género”) se dará cuenta desde el principio de que ya, el título no es acertado, dado que dicha ley habla solo de la violencia ejercida por el hombre sobre la mujer (en ámbitos concretos de familia, noviazgo, exparejas…). Lo que hace pensar, desde el primer momento, en la inconstitucionalidad de dicha ley.

El art. 14 de la Constitución dicta “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social“. ¿Cómo se puede justificar la 1236789948649_falteración de la más alta norma que tenemos en España con un solo término, “discriminación positiva”? A mi modo de ver, se ha alterado la Constitución sin recurrir a lo dictado en el Título X de la misma.

Basándome en el art. 14 de la Constitución, desde el principio en la Ley de Violencia de Género se discrimina al sexo masculino en beneficio del femenino, con lo que no se puede más que afirmar que dicha ley debería ser anticonstitucional desde un punto de vista jurídico (que es como se hacen las leyes, los puntos de vista mediáticos y políticos suelen salir mal).

Pero si la ley discrimina al sexo masculino en beneficio del femenino, será por algo. En principio la justificación reside en la “discriminación positiva” y, en el hecho de la discriminación real y demostrada históricamente que ha tenido la mujer respecto del hombre. La violencia ejercida habitualmente del hombre sobre la mujer y consentida por los diferentes regímenes que han gobernado el Estado español a lo largo de la historia. Bajo este punto de vista objetivo y real (está más que demostrado que esto es así) se justifica la Ley de Violencia de Género.

Pero esta justificación, a toda luces cierta, no justifica que la Ley sea Constitucional, dado que discrimina (y mucho) al hombre en beneficio de la mujer.

Recordemos la lucha de la mujer para poder votar (derecho al sufragio) a lo largo de la historia, al final lo consiguieron, era injusto que una mujer no pudiera votar, era discriminatorio y vejatorio, violenciadegeneropero…¿se dio alguna ley en la que se dijera que la mujer podía votar, pero el hombre no? La respuesta es obvia, se dio a la mujer el derecho que, como persona y ciudadano, debería haber tenido desde el principio. No se dio a la mujer el derecho a votar y se le quitó al hombre.

Podríamos poner más ejemplos como la discriminación de la raza negra en Estados Unidos o en Sudáfrica, pero al igual que en el ejemplo anterior, lo que se hizo fue igualar la situación, no volver a discriminarla.

En el caso de la Ley de Violencia de Género, partimos de una base discriminatoria para volver a hacerla discriminatoria, pero eso si, ahora discriminamos al sexo contrario. En vez de intentar conseguir una ley que, jurídicamente iguale la discriminación que intentamos hacer desaparecer, lo que hacemos es comenzar otra discriminación que, tarde o temprano, tendremos que arreglar.

Yo me pregunto si, no hubiera sido más preciso hablar en la ley de la violencia ejercida en el ámbito de la pareja, entre cualquiera de los sexos, sin discriminación por sexo, en vez de, solamente, la del hombre sobre la mujer. ¿Realmente no hubiera producido el mismo efecto esta sustitución de términos? ¿No sería más justa? Porque recordemos que lo que ha de buscar una Ley por encima de todo es que sea justa para todos.

Esta claro estadísticamente que la violencia de género sigue siendo ejercida mayoritariamente por el hombre sobre la mujer, pero, ¿qué hacemos con el tanto por ciento de hombres que son víctimas de violencia de género? Los dejamos a su suerte, porque como no los contamos en las estadísticas, podemos justificar socialmente dicha ley.

am_266055_5359159_840074Hay algo que todavía me parece más grave que la discriminación del sexo masculino en dicha ley. El mismo gobierno que impulsó esta ley, también impulsó la aprobación en el año 2005 del matrimonio homosexual. Esta ley igualó los beneficios de cualquier matrimonio que se diera en este país sin importar el sexo de los contrayentes. Bien, esa ley si es buena y es justa para todos los ciudadanos. Pero entonces, ¿qué pasa si en un matrimonio formado por hombres o en uno formado por mujeres, una parte de la pareja ejerce violencia sobre la otra? Pues realmente no pasa nada, al menos con respecto a la Ley de Violencia de Género, dado que esta ley también lo discrimina, dado que sólo habla de la violencia ejercida por un hombre sobre una mujer.

Veamos, a modo de ejemplo, las discriminaciones más flagrantes de la Ley de Violencia de Género:

a) Dice el art. 14.5 de la Ley de Enjuiciamiento CriminalLos Juzgados de Violencia sobre la Mujer serán competentes……De la instrucción de los procesos para exigir responsabilidad penal por los delitos recogidos en los títulos del Código Penal relativos a homicidio, aborto, lesiones, lesiones al feto, delitos contra la libertad, delitos contra la integridad moral, contra la libertad e indemnidad sexuales o cualquier otro delito cometido con violencia o intimidación, siempre que se hubiesen cometido contra quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada al autor por análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, así como de los cometidos sobre los descendientes, propios o de la esposa o conviviente, o sobre los menores o incapaces que con él convivan o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho de la esposa o conviviente, cuando también se haya producido un acto de violencia de género“. Ya de por si, la mujer dispondrá de un Juzgado especializado para la instrucción de una causa por delito o falta, en cualquier denuncia interpuesta contra su pareja o expareja, siempre y cuando sea por motivos de violencia de género, que, en general y viendo el artículo son prácticamente todos los que se quieran esgrimir en la denuncia.

b) El agravamiento de las penas por delitos o faltas (delitos leves a partir del 1/7/2015) cometidos por el hombre sobre la mujer (siempre que…sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada al autor por análoga relación de afectividad….). Es decir no conlleva la misma pena un tortazo de un hombre sobre una mujer que el de una mujer sobre un hombre. En este caso concreto, el tortazo (sin lesiones) de un hombre sobre una mujer sería un delito y además lleva agravada la pena y, el tortazo (sin lesiones) de una mujer sobre un hombre sería una falta (a partir del 1/7/2015 se considerará delito leve). Lo mismo ocurre con insultos, vejaciones, maltrato psicológico, etc…

c) La competencia de un Juzgado de Violencia sobre la Mujer es exclusiva y excluyente y, un ejemplo claro son los divorcios o separaciones familiares. Si hay una denuncia por violencia de género en el proceso de divorcio o separación, directamente el procedimiento civil de divorcio o separación se llevará en un Juzgado de Violencia sobre la Mujer. Con las consecuencias funestas para un hombre, dado que habiendo una denuncia de violencia de género por medio, cualquier posibilidad sobre la custodia de sus hijos o derecho que tuviere sobre la vivienda o pensión de alimentos, se acaba esfumando, teniendo que ceder prácticamente en todo. Cuando hay por medio denuncias de violencia de género durante un proceso de separación o divorcio, el hombre está totalmente desamparado tanto social como judicialmente. Se da por hecho que es culpable sin
posibilidad de defensa (excepto el derecho a Abogado) y la Ley de Violencia de Género permite que, en la práctica, se de lo señalado anteriormente.

A cualquier mujer u hombre que no vea esto comobea discriminatorio, excluyente y, por tanto, anticonstitucional, debería pasarse solo una semana entera trabajando en un Juzgado de Violencia sobre la Mujer para verlo, o, pensar, simplemente, qué pasaría si fuera su hermano o su hijo el que se viera en la situación de ser denunciado por violencia sobre la mujer durante un proceso de separación o divorcio.

Puede verse como ejemplo el art. 92 del Código CivilNo procederá la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que convivan con ambos. Tampoco procederá cuando el Juez advierta, de las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados de violencia doméstica“. Es decir, con que un hombre esté imputado (y con la simple denuncia, un hombre denunciado por violencia de género, va a ser imputado) el Juez de Primera Instancia no podrá dictar una sentencia de custodia compartida y habrá de darle la custodia a la madre obligatoriamente, al menos, hasta que termine el proceso iniciado por la denuncia sobre violencia de género. En resumen, si una mujer quiere la custodia de su hijo o hijos, en principio, solo tendrá que denunciar un acto o actos de violencia de género.

¿De verdad pensamos socialmente que esto está justificado?

¿De verdad creemos socialmente que es fácil demostrar que una denuncia es falsa?

¿De verdad creemos, socialmente, qué estas acciones, que la misma ley posibilita, no perjudica a las muchas mujeres que realmente son maltratadas?

d) Otro ejemplo discriminatorio y vejatorio es la actuación protocolaria obligada ante una denuncia de violencia de género. Imaginemos que una mujer denuncia por un posible delito o falta de violencia de género. La policía dentendrá al hombre y lo llevará a calabozos para que pase a disposición judicial y, esto sin investigar, por puro protocolo. Después en el Juzgado el Juez dictará, aunque si la mujer ha solicitado orden de protección y de alejamiento, con casi toda seguridad, se adoptará, por pura precaución. El hombre, va a pasar, dependiendo de la hora y el partido judicial donde se le detenga, prácticamente todo el día en el calabozo o, incluso un par de días o hasta las 72 horas máximas, si cae en un partido judicial en el que las guardias son de disponibilidad y los Juzgados no abren sábados y domingos y si….la denuncia se interpone un viernes…

En el caso de que un hombre denuncie por violencia de género a una mujer, el procedimiento será el habitual de denuncia, instrucción y finalmente archivo o juicio, pero, a no ser que sea un hecho muy grave, no se detendrá a la mujer.

Vuelvo a hacerme la misma pregunta ¿De verdad creemos que este tipo de protocolos de actuación son justos?

Después de lo redactado anteriormente podemos ir a mirar las estadísticas oficiales de violencia doméstica y de género, teniendo en cuenta que la violencia doméstica es “la violencia ejercida en el terreno de la convivencia familiar o asimilada, por parte de uno de los miembros contra otros, contra alguno de los demás o contra todos ellos“.

Los datos oficiales afirman que un tanto por ciento ínfimo de las denuncias por violencia de género son falsas, pero la contradicción de las cifras hace que se pueda pensar lo contrario. En el año 2011 un 25 % de las denuncias de violencia doméstica de 2011 corresponde a hombres maltratados por sus parejas. En estudios realizados por reconocidos sociólogos como Murray Straus, los casos de agresión física en una pareja se dan casi en igualdad de porcentaje y los casos en que la violencia es bidireccional ocupan la mitad de los casos.

imagen violencia generoLas cifras demuestran que el porcentaje de condenas con respecto al de las denuncias por violencia de género es muy pobre y que, además, durante el año 2014 repuntaron los casos de mujeres asesinadas y maltratadas.

Durante el año 2013 diferentes asociaciones contabilizaron 13 hombres asesinados por sus mujeres y 5 durante el 2014. Del año 2007 al año 2012 murieron en España 32 hombres asesinados por sus mujeres. El número de denuncias presentadas por hombres por maltrato es muy bajo, pero no quiere decir que no haya más hombres maltratados que el porcentaje de denuncias presentado, igualmente habrá mujeres que no se atrevan a denunciar.

El porcentaje de hombres maltratados o asesinados (o ambas cosas) por sus mujeres sigue siendo mucho menor que las mujeres maltratadas y/o asesinadas a manos de los hombres que son o han sido pareja de las mismas, pero no por ello debemos permitir socialmente que haya hombres que maltraten y asesinen a sus parejas y mujeres que maltraten y asesinen a las suyas.

Hasta el año 2013 y, según el Observatorio para la Violencia de Género, se admitieron a trámite 1.034.000 denuncias (963.000 por presuntos delitos y 71.000 por presuntas faltas). De todas denuncias, sólo 108.000 han sido condenatorias, un 10,44%. El resto terminan en sobreseimientos, archivos o absoluciones. Con estas cifras, debemos hacer un gran ejercicio de reflexión ideológica para no ver que, con mucha probabilidad, muchas denuncias por violencia de género son falsas.

Mi conclusión y mi opinión particular esta muy centrada en el nivel práctico de la normativa actual.

1. No abarca todos los estados de violencia de género posible,  y, por lo tanto, inconstitucional.

2. Da ventajas a una parte contra la otra, en caso de separación o divorcio, violando el artículo 24 de la Constitución y, por tanto, vuelve a ser inconstitucional.

3. Es una ley mediática, que ha conseguido que el hombre tenga miedo de la mujer y así, bajar los casos de violencia, pero no ha conseguido que el hombre tenga más respeto por la mujer, que supongo que será el objetivo final, porque sino, volveremos a lo mismo (algo que ya se está dando). Asimismo ha conseguido que haya mujeres que puedan amedrentar a su pareja (hombre) y amenazarlo impunemente, con el riesgo que supone para ambas partes (algo que también se da, por mucho que queramos vender que no es así).por una vida libre de violencia

4. Los mejores puntos de la ley, son los menos mediáticos y los que, a mi modo de ver darían con la solución a este problema en las relaciones de pareja. Son los artículos que se enmarcan dentro del Título I, Capítulo I de esta Ley de Violencia de Género.

La EDUCACIÓN es primordial para fomentar el respeto mutuo por cualquier persona, pero no se le da la misma publicidad ni la misma importancia, por los diferentes gobiernos, que a las cifras de denuncias y muertes. Si queremos que baje o sea prácticamente nula la cifra de maltratadores y maltratadas y viceversa, hay que invertir en educación y fomentar el respeto mutuo hacia todas las personas.

Ni maltratadores ni maltratadas, ni maltratadoras ni maltratados, respeto mutuo y ejemplo a los hijos. No habrá futuro si fomentamos la discriminación; los sexos, razas, religiones deben respetarse mutuamente y solo se consigue invirtiendo en EDUCACIÓN no fomentando leyes que se basen en la discriminación.

6 Responses

  1. Spain Gender laws: A country against men - kukuruyo

    […] Violence (acronym LIGV), the 28 of December, with many opposition, and many complains about it being unconstitutional. It’s interesting to say here that the 28 of December is the Spanish “April’s fools”, so […]

  2. Leyes de genero en España: Un país contra los hombres - kukuruyo

    […] la violencia de Genero” (LIGV) el 28 de Diciembre, a pesar de la oposición  y quejas de que era inconstitucional. Es interesante decir que en el 28 de Diciembre, el día de los inocentes, fue el día correcto […]

  3. Leyes de genero en España: Un país contra los hombres. |

    […] la violencia de Genero” (LIGV) el 28 de Diciembre, a pesar de la oposición  y quejas de que erainconstitucional. Es interesante decir que en el 28 de Diciembre, el día de los inocentes, fue el día correcto […]

  4. Leyes de genero en España: Un país contra los hombres | La Matrix Holografica

    […] la violencia de Genero” (LIGV) el 28 de Diciembre, a pesar de la oposición  y quejas de que erainconstitucional. Es interesante decir que en el 28 de Diciembre, el día de los inocentes, fue el día correcto […]

  5. LEYES DE GÉNERO EN ESPAÑA: LA PRESUNCIÓN DE CULPABILIDAD DEL VARÓN – Crónicas Venezuela

    […] de diciembre de 2003, el PSOE en el gobierno aprobó, a pesar de la oposición y de las protestas de inconstitucionalidad, la ley llamada “Ley de protección integrada en contra de la violencia de […]

  6. Anónimo
    Anónimo at |

    […] […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: